jueves, 10 de marzo de 2011

LIBRO I - Capítulo 10

EXTRACTOS DE LA GACETA DE TIPPERARY SOBRE LOS AVATARES QUE HAN DESEMBOCADO EN LA GUERRA DE LA PENÍNSULA IBÉRICA.
Por Michael O’Hara, Caballero y observador independiente.
(Recopilados por Ian Talling, segundo teniente, 87 Regimiento Irlandés de Infantería)

        -1 de Julio de 1801...Ha ocurrido lo impensable. España, monárquica y católica, ha unido sus armas a las de aquellos que no dudaron en degollar a su legítimo rey.
 En un abierto desafío al sentido común y las leyes de la naturaleza, los españoles han unido su suerte a la de ese aventurero corso que se llama a sí mismo Cónsul de Francia y que está empeñado en imponer su hegemonía sobre el Continente. Y la primera muestra de esta alianza siniestra ha sido el ataque injustificado al pacífico reino de Portugal.
 Con la mezquina excusa de que la corte de Lisboa, en el justo ejercicio de su soberanía, da amparo a los buques de Su Majestad Británica y que se trata, poco menos, que de la avanzadilla de nuestro Soberano en el Continente, Bonaparte ha lanzado a ese joven e inexperto de Godoy a invadir a su vecino.
El conflicto, al menos, ha sido breve y el buen juicio del soberano español Carlos IV ha logrado una paz rápida, en contra de los deseos del Ogro de Córcega, y ha mostrado gran benevolencia para con Lisboa.

         -27 de Octubre de 1805...Triunfo póstumo de Lord Nelson. La Escuadra franco-española derrotada en las costas de Cádiz.
         El pasado día 21, en un paraje conocido como Cabo de Trafalgar, se enfrentaron las escuadras británica e hispano-francesa resultando una gran victoria para las armas de Nuestro Soberano Jorge III.
         En una audaz y novedosa maniobra, lord Nelson dividió su escuadra, inferior en número a la enemiga, en dos divisiones, una bajo su propio mando y la otra bajo la dirección del honorable y distinguido vicealmirante Collingwood, rompieron la formación en arco de la escuadra enemiga y, tras horas de duro combate, acabaron imponiéndose aunque el triunfo le costara la vida a ese marino de marinos que ha sido Horacio Nelson.
         Esta acción supone que la amenaza de un desembarco francés en la zona del Canal se diluya toda vez que ha quedado de manifiesto, una vez más, que las murallas de madera, la Armada Británica, siguen siendo infranqueables.
         Cabría añadir que el gran perjudicado por este acontecimiento no es Napoleón, pues es sabido que sus ambiciones son las de controlar el Continente, sino España ya que la pérdida no solo de excelentes navíos, y muy especialmente de marinos de talla como Churruca, Alcalá Galiano, Alcedo y el gravemente herido almirante Gravina, dejan prácticamente indefensas sus posesiones en América y virtualmente abiertas a nuestro comercio sin las ataduras impuestas por el monopolio del Estado.

         -26 de Noviembre de 1806...Nuevo despropósito de Napoleón: El Ogro decreta el bloqueo continental contra Gran Bretaña.

         Frustrado porque sus intentos de neutralizar a la única nación de Europa que no se deja dominar por él, el Ogro de Córcega ha decidido imponer una vez más sus criterios al resto del Continente y, por medio de un Decreto fechado en Berlín el pasado día 21, ordena la suspensión total y absoluta del comercio entre los reinos del Continente y la Gran Bretaña confiando así en doblegar nuestra determinación a base de causar nuestra ruina.

         Se sabe que uno de los reinos directamente amenazados por esta abusiva política es Portugal, cuyos lazos comerciales y fraternales con la Gran Bretaña son bien conocidos. La cuestión que se plantea ahora es hasta donde será capaz de llegar Napoleón si Portugal, por ejemplo, se niega a sus exigencias. ¿Lanzará a España a otra guerra contra su vecino como en 1801? ¿Invadirá él mismo Portugal? Solamente el tiempo nos dará la respuesta.

         -3 de Noviembre de 1807...El Ogro y España se reparten Portugal. El ejército francés atraviesa España en su ruta de invasión.

         El pasado 27 de Octubre se firmó en Fontainebleau un tratado mediante el cual el primer ministro español, Manuel Godoy, facultaba al Ogro de Ajaccio a atravesar España para invadir Portugal y hacer así efectivo el bloqueo del Continente que preconizara este último para doblegar la resistencia británica.


         Dicho tratado estipula, entre otras cosas, la división del reino luso en tres territorios, uno de los cuales sería patrimonio directo de Godoy y su familia en calidad de principado, y el reparto de sus islas y colonias entre Francia y España.

         Desconocemos aún cómo ha reaccionado la población española, católica y tradicional en su inmensa mayoría, al ver pasar por sus pueblos y ciudades a las mismas huestes que apenas quince años antes se dedicaban a incendiar iglesias, asesinar a clérigos y decapitar a reyes. A buen seguro que deberá resultar, cuanto menos, de asombro.

         -26 de Marzo de 1808...Motín popular en España. Carlos IV abdica. Fernando VII nuevo Rey de España.

         El pasado día 17 y en la localidad de Aranjuez, muy próxima a Madrid, donde se encontraba circunstancialmente la Familia Real española, el populacho se ha echado a la calle exigiendo la destitución del primer ministro Godoy, a quien culpan de la presencia de 65.000 soldados franceses en España y de la virtual ocupación por éstos de villas tan importantes como Burgos, Salamanca, Pamplona y Barcelona.

 Asimismo los amotinados demandaron, y lograron, la abdicación de Carlos IV en el Príncipe de Asturias toda vez que el monarca es visto como el responsable último del actual estado de cosas.

Existen fundadas sospechas, no obstante, de que el motín estuvo orquestado por elementos del entorno del propio Príncipe de Asturias y que la finalidad del mismo no sería otra que la de entronizarle, como así ha ocurrido.

-10 de Mayo de 1808...El pueblo de Madrid se subleva contra las tropas francesas. Dos de Mayo: un día histórico.

Al parecer el detonante lo ha producido lo que parecía ser el traslado a la fuerza de uno de los miembros de la Familia Real, en concreto el Infante Don Francisco de Paula, por las fuerzas francesas de ocupación. La muchedumbre, exaltada, asaltó el Palacio Real circunstancia aprovechada por el mariscal Murat, verdadero procónsul de Napoleón en España, para abrir fuego contra la población. La lucha, desigual toda vez que navajas y horcas no pueden rivalizar con sables y mosquetes, no ha sido por ello menos dura. Hombres y mujeres de Madrid han combatido como han podido contra los ocupantes. Los granaderos de la “Vieja Guardia” y los mamelucos, con sus uniformes de fantasía, han pagado su tributo de sangre al valor y al arrojo de los madrileños.

Cabe citar dos nombres propios, curiosamente de militares españoles pese a que las tropas apenas si han intervenido en los combates. Se trata de dos capitanes de artillería: Luis Daóiz y Pedro Velarde que, sublevados en el Parque de Artillería de Monteleón, sostuvieron su precaria posición frente a fuerzas muy superiores sucumbiendo antes que deponer las armas.

Esta acción, sumada a otros incidentes previos, demuestra el malestar general por la ocupación y pone de manifiesto que España puede no ser una presa tan fácil como el Ogro habría previsto.

-14 de Junio de 1808...Tres Reyes, un Reino y el Ogro: Napoleón fuerza dos abdicaciones consecutivas y sienta en el trono español a un hermano suyo.

En el curso de una extraña y vergonzosa ceremonia el Ogro de Ajaccio obligó, el pasado día 6, a Fernando VII a restituir la corona a su padre Carlos IV e, inmediatamente, éste la entregó a Giuseppe (José) Bonaparte, hasta el momento titular de la corona de Nápoles.

Por si aún quedaban dudas, esta acción arbitraria e ilegal pone de manifiesto que Napoleón pretende disfrazar la ocupación de España con un remedo de Constitución y con una serie de reformas, en la línea revolucionaria, que no son del gusto del pueblo español y cuya meta es  hacerse con el control del Reino, y de sus territorios de Ultramar, en su desesperado afán de derrotar a Gran Bretaña.      

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada