lunes, 23 de mayo de 2011

LOS EXTRANJEROS DE NAPOLEÓN




Ya desde la etapa del Consulado (1799-1804) y durante todo el Primer Imperio, Napoleón Bonaparte contó entre las tropas que mandaba con numerosos contingentes extranjeros.


Las razones que llevaron a muchos hombres de toda Europa a luchar bajo las águilas francesas eran muy variadas e iban desde el idealismo Revolucionario hasta la conscripción forzosa pasando por las ansias de independencia (el caso polaco, por ejemplo); la deserción (hubo inclusive ingleses que lucharon por Napoleón); la paga (los excelentes mercenarios suizos) o la simple necesidad, en tanto en cuanto el alistamiento significaba tres raciones diarias de comida.


Las tropas extranjeras estaban divididas en tres categorías, según sus condiciones de alistamiento, de forma que:


Pertenecían a la Primera Categoría los extranjeros enrolados en unidades francesas, algo muy común a raíz de las anexiones de territorios holandeses, belgas, alemanes e italianos por Francia.


La Segunda Categoría la componían unidades completamente formadas por extranjeros. Aquí incluimos tropas tan variopintas como los Lanceros Rojos Holandeses, la Legión Polaca del Vístula, los Regimientos Croatas y la Legión Irlandesa.


La Tercera Categoría, en suma, comprendía los contingentes aliados o vasallos como el Cuerpo Bávaro, el Cuerpo de Westfalia o los Regimientos Españoles (josefinos).


Las tropas extranjeras tuvieron desigual fortuna en tanto que los contingentes eran desplazados lejos de sus zonas de origen para combatir en escenarios lejanos. Así, por ejemplo, polacos, piamonteses y alemanes de diversos estados lucharon en España mientras que lombardos, napolitanos y corsos lo hicieron en Europa Central y aún hubo irlandeses luchando contra los británicos en Holanda (en la desafortunada Expedición de Walcheren) y españoles luchando en el Báltico.


En la invasión de Rusia, casi la mitad de las tropas que dirigía Napoleón eran extranjeras y un ferviente patriota polaco que destacó en aquellas terribles batallas, Jozef Poniatowski, se convirtió en el único extranjero nombrado Mariscal de Francia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada