domingo, 29 de mayo de 2011

LA LEGIÓN ALEMANA DEL REY

Una de las unidades más pintorescas, y más efectivas, de cuantas han servido bajo los colores de Gran Bretaña ha sido, sin lugar a dudas, la Legión Alemana del Rey.

Sus orígenes hay que buscarlos, por una parte, en los vínculos existentes entre Gran Bretaña y el Reino alemán de Hannover desde que en 1714 Jorge I Welfen accediera al trono británico, aún manteniendo su estatus de Elector de Hannover en el ya decadente Sacro Imperio Romano Germánico (o Confederación Germánica).

De otra parte, la irrupción de Francia en el escenario alemán, y su ocupación de Hannover en 1803, con la garantía del gobierno hannoveriano de que sus tropas no serían hostiles a Francia, hizo que muchos soldados de este estado alemán, asqueados por la actitud servil de quienes regían su país, se expatriasen al único lugar de Europa que parecía resistir los envites de Napoleón: Gran Bretaña.

En principio se reclutó una fuerza de infantería ligera que se llamó Regimiento Alemán del Rey pero, a finales de 1803, se agregaron tropas de caballería y artillería de forma que se le dio su nombre definitivo de Legión Alemana del Rey.

En la Península tuvo una actuación distinguida pues estuvo presente durante toda la Campaña, empezándola a las órdenes de Moore y acabándola a las de Wellington. Su máximo potencial de efectivos lo alcanzó en los años álgidos de la guerra en España con cinco regimientos de caballería; diez batallones de infantería (dos ligeros y ocho de línea); un cuerpo de artillería y otro de ingenieros. Se distinguió en acciones tan cruciales como La Coruña, Bussaco, La Barrosa, Fuentes de Oñoro, La Albuera, Ciudad Rodrigo, Salamanca y Vitoria, entre otras.

La Legión, que a lo largo de sus trece años de existencia encuadró a cerca de treinta mil hombres (las bajas en el elemento original hannoveriano fueron cubiertas con alemanes de otros estados y aún con británicos), terminó las Guerras Napoleónicas combatiendo en el Sur de Francia y en Italia (1814). Pero su mayor gloria la alcanzaría un año más tarde en la Campaña de Waterloo donde nombres como Quatre Bras o La Haye Sainte quedarían ligados a sus estandartes.

La Legión Alemana del Rey fue disuelta en 1816. Parte de sus miembros engrosó las filas del nuevo Ejército de Hannover mientras que muchos otros se vieron forzados a alquilarse como soldados mercenarios como único medio para subsistir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada