miércoles, 20 de julio de 2011

EL 78 DE HIGHLANDERS



Reclutado en 1793 como regimiento de un único batallón, los highlanders de Seaforth (por el clan de su fundador) vio su primera acción el año siguiente durante una expedición a Holanda. Asimismo, participó en la Expedición a Quiberón de Junio-Julio de 1795, un intento de desembarco de fuerzas francesas realistas y tropas británicas que culminó en un estrepitoso fracaso.

Un segundo batallón fue formado y enviado como parte de la fuerza expedicionaria que tomó El Cabo de Buena Esperanza. No obstante, los dos batallones fueron amalgamados en uno solo en 1796.

Destinado a la India en 1797, esta vez como un solo batallón, el 78 aumentó sus laureles durante la Segunda Guerra Mahratta: acciones como el asalto a Ahmednugger y la batalla de Assaye contribuyeron a cimentar su reputación de unidad combativa y eficiente. Poco después participó en operaciones en Java y permaneció allí de guarnición hasta 1816.

En Escocia, mientras tanto, las necesidades de tropas en el marco de la reactivación de la guerra contra Francia tras la precaria Paz de Amiens obligaron a reclutar un segundo batallón (1804) que se distinguiría en la expedición a Calabria, incluyendo la batalla de Maida (4 de Julio de 1806). Posteriormente, el segundo batallón serviría en Egipto (1807) antes de ser enviado a la India.

Volvería a distinguirse (solamente el segundo batallón) contra Napoleón en Waterloo. En 1817 los dos batallones volverían a ser amalgamados en uno solo.

El lema del regimiento era el mismo que el del clan Seaforth:
Cuidich 'n Righ (Socorred al Rey).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada